Marija Kurtes: la mujer que puede cambiar el fútbol

Marija Kurtes era una árbitro desconocida en el mundo del fútbol hasta que una decisión errónea suya obligó a la UEFA a tomar una medida excepcional: la repetición de un tramo de un partido oficial.

El pasado 4 de abril, las selecciones nacionales de Noruega e Inglaterra disputaban el partido decisivo de la fase clasificatoria del Europeo femenino sub 19. En el minuto 94, y con un 2-1 favorable a las nórdicas en el marcador, Kurtes pitó penalti a favor de Inglaterra. El empate era suficiente para que Inglaterra pasara, y Williamson cogió la responsabilidad de chutar. Lo que nadie esperaba era que Kurtes no solo invalidara el tanto de la defensora británica sino que decretara falta favorable a Noruega desde el punto de penalti por invasión de área.

La Federación Inglesa lógicamente presentó una queja al máximo organismo europeo, que frente a la magnitud de las consecuencias del fallo, la injusta eliminación, no tuvo más remedio que determinar la repetición de los últimos tres minutos del encuentro con el penalti por lanzar. Sin quererlo, Marija Kurtes, que ya se encuentra suspendida, ha creado un precedente que permite avanzar en la introducción de nuevos elementos para la consecución de una total justicia deportiva.

Con el mismo fin actuó Germán Delfino, árbitro argentino que decretó otro penalti y expulsó a un defensor en el pasado Vélez – Arsenal de la Liga Argentina para rectificar después, supuestamente alertado por uno de los árbitros que vio la jugada por televisión. El problema es que el reglamento prohíbe tomar ninguna decisión a partir de informaciones ajenas al propio encuentro, como televisiones o videomarcadores, lo que dejaría igualmente a Delfino en mal lugar. Por cierto, miren la entrevista final al colegiado en el link anterior y verán una calidad humana arbitral opuesta a la imagen arbitral que tenemos en España.

Es una evidencia que la aplicación del reglamento es algo relativa y cada árbitro tiene su manera de manejar los encuentros. Lo que no pueden discutirse son jugadas decisivas que pueden cambiar el signo de un encuentro y de algún modo adulterar la competición. Y no hablo de estar rearbitrando cada jugada, sino de tener un soporte visual que clarifique situaciones definidas; desde un penalti, un fuera de juego o un gol fantasma. La consecuencia del Inglaterra y Noruega es la máxima expresión del fraude competitivo por un error humano, conceptual, en el caso de Kurtes, o de apreciación, caso de Delfino.

Hay cosas que el ojo humano no puede determinar por mucha preparación y buena intención que haya, y si la figura del linier, por poner un ejemplo, era esencial en tiempos pasados, debemos aceptar que hoy ya no lo es. Su tarea puede ser importante en muchos aspectos, sí, pero ya no es clave en el modo de señalar los fueras de juego. ¿O es que un asistente tiene las posibilidades que tiene el infalible Líbero? Y así, tantas cosas.

Las evoluciones de hoy en día deberían convertir el futbol en un deporte mucho más científico, alejado de los argumentos conservadores que enrocan su evolución en nombre de la tradición. Si Geoff Hurst, héroe inglés, hubiera competido en baloncesto (minuto 0:55 del vídeo), en tenis o incluso en natación, quizás no habría ganado el vergonzoso  Mundial del 66.

El fútbol tiene la posibilidad de convertir a Marija Kurtes en la mujer que, desde su propio error, puede mejorar el fútbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s