La desobediencia inapropiada de David Fernández

Desobediencia. Esta es la propuesta de David Fernández, diputado por la CUP, cuando el  Tribunal Constitucional prohíba la consulta independentista del próximo #9n2014. No deja de ser chocante que un miembro del propio poder legislativo proponga como solución la insubordinación a la sentencia del máximo intérprete de la Constitución.

Tiene toda la razón el político cuando reivindica el derecho a decidir del pueblo catalán, amparado por un movimiento social sin parangón hasta la fecha, pero su propuesta no concuerda con la línea a seguir que el propio proceso ha marcado. Si de algo puede felicitarse la sociedad catalana es del sistema festivo, pacífico y ejemplar de cada una de sus reivindicaciones, alejándose totalmente de los patrones secesionistas europeos del s.XX. Tanto el propio Govern, con quien la propia CUP pactó la pregunta del referéndum, como los mayores organismos asociativos nacionalistas, han mostrado la voluntad de cumplir la legalidad vigente y amparar sus deseos nacionales a las estructuras procesales europeas. Y la desobediencia es la ruptura de la propia idea. El fin de trayecto.

Y no porque la reflexión de Fernández sea desacertada, sino porque la sublevación sería el máximo argumento de los centralistas para cerrarse en banda a los ojos de Europa, y la constatación de que el curso del proceso no ha sido el esperado. Sería exactamente el último paso antes de cerrar, por bien o por mal, el capítulo independentista. Si el nacionalismo catalán lleva cuatro años trabajando para hacer realidad su propio estado, la respuesta incorrecta a un tribunal de 12 jueces no puede echar por tierra las esperanzas de millones de habitantes. Sería exactamente lo que tantos hombres de traje y corbata quisieran. Y no se les puede dar tal placer.

La soberanía del pueblo catalán no puede recaer en el entendimiento de un Tribunal politizado y presionado por todos aquellos que tienen algo que decir. Y no son pocos. Pero la democracia, por desgracia, también consiste en respetar al sistema judicial menos transparente. La insubordinación no debe ser la solución.

Anuncios

One thought on “La desobediencia inapropiada de David Fernández

  1. Todo el mundo apela al respeto a la legalidad cuando esta le es favorable y llama a la insumisión si el marco legal no corresponde a sus convicciones. Es un tema más viejo que el pan. En mi juventud teníamos un mote para estas personas: salva patrias. Si tienen éxito en sus actividades la sociedad les proclama héroes; si fracasan, les lincha.
    La gente exige respeto a sus creencias, las impulsa a dogmas y se pasa por el forro las ideas de los demás.
    Sidney

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s