Jordi Cañas; ese honorable mezquino

El ex diputado de Ciutadans,  Jordi Cañas, ha vuelto a escena con un polémico tuit, donde comparaba a Junqueras con Lluís Companys, y al #9N2014 con el 6 de octubre de 1934.

Cañas

 

El historiador barcelonés no ha dudado en relacionar al actual presidente de ERC con el President de la Generalitat asesinado en 1940 por las tropas franquistas, insinuando un desenlace turbio  al actual proceso catalán. No es la primera vez que Cañas es motivo de controversia por sus declaraciones (su estado en una recordada sesión del Parlament fue especialmente bochornoso), pero su afirmación en Twitter ha traspasado la delgada línea que separa hacer oposición y disparar a todo aquello que no vista rojigualdo.

El actual contexto socio-político, donde el agua del #9N2014 empieza a ahogar a un Govern con las manos atadas, y la Diada no se presenta con la excelencia de la edición pasada, propicia que unionistas e independentistas invoquen todo su ideario y argumentario para seducir a aquellos escépticos y recelosos e incorporarlos en sus filas. Y en la actual situación de incertidumbre, cualquier perturbación puede ser decisiva.

No hay nada como un exabrupto inesperado para sacudir la tan temida conformación catalana, evidente en algunos sectores de la sociedad, y revitalizar un un proceso algo desgastado por el paso del tiempo y la vacilación. Jordi Cañas habrá conseguido que el fervor nacionalista de decenas de catalanes que dudaban entre aprovechar el puente del 11S o ir a la manifestación aflore de nuevo con fuerza. Algunos tramos de la V habrán tenido refuerzos, sin duda.

El efecto rebote de Cañas, cuyo catalanismo está presente únicamente en el Canyas de su cuenta de Twitter, es otro de tantos elementos decadentes incapaces de tomar consciencia del cargo que representan, o representaban, confundiendo la libertad de expresión con irrespetuosidad y actuando con un egocentrismo impropio  de cualquier representante parlamentario. Al político de Ciutadans le va la marcha. Demasiado. O al menos eso desprende su provocativo “me encanta bloquear forcos antes de ir a dormir. Huele a victoria“.  Una cosa es opinar, y la otra frivolizar con los ciudadanos de asuntos especialmente sensibles para todos. Y equiparar la muerte de Companys con el quehacer político de Oriol Junqueras es simplemente mezquino.

Y sí, es muy probable que el propio Cañas, como ya admite en tuits de respuesta posteriores, asegure que “equivocamos la insinuación” y que se refiriese al “golpe de Estado de ERC a la República en el 34“, pero como tantas otras veces, el daño ya está hecho.

El final de Companys es por todos conocidos; mientras que Los Hechos de Octubre (6-O, como se refiere en su tuit inicial) y la relación de ERC con la República son aspectos de menor conocimiento público, algo que el ex parlamentario sabe perfectamente. Usar esta ambigüedad para contaminar un ambiente ya de por sí excitado, y atacar a Junqueras, no dice mucho de su responsabilidad social y compromiso político.

¿A su favor? Ser de los pocos con la honorabilidad de desaparecer del Parlament cuando fueron imputados por el juez. Otros tantos como él siguieron ejerciendo la política como si nada.

Anuncios

3 thoughts on “Jordi Cañas; ese honorable mezquino

  1. Del Sr. Cañas no me extraña nada porque jamás le he oído un comentario conciliador ni que aliente la convivencia y el entendimiento entre todos. De su ideología se desprende que todo lo que huela a nacionalismo catalan es malo.
    Ojalá nadie tuviera necesidad de reivindicar su cultura y su lengua porque todas estuvieran reconocidas,respetadas.y protegidas! No harían falta nacionalismos. Ai! Utopías… Soñar es fácil!

    Me gusta

  2. En perodismo es preciso descalificar las opiniones, no las personas. El título de tu arículo es ofensivo para Jordi Cañas, al que detesto de todo corazón. Los grandes analistas tienen en su haber, la facilidad de rebatir los argumentos que no comparten con la exposición de sus ideas sin recurrir al descrédito personal del adversario. De esto se encarga la superioridad de los conocimientos propios del articulista.
    Y resulta que yo también sé algo de historia. Si el señor Cañas quiere mencionar a Companys está en su derecho, pero le aconsejaría no utilizar su figura para llevar el agua a su molino. A fin de cuentas, la ejecución del President de la Generalitat republicana, fue un acto de venganza que no honra en demasía el estado español que tanta admiración suscita al ex-parlamentario de C’s.
    Sidney

    Me gusta

    • Estoy muy de acuerdo con usted, señor Sydney; sobretodo en la frase inicial de su ilustrada opinión. No obstante, permítame explicarle que la actitud del propio Cañas, excluyendo el sinfín de barbaridades partidistas de su discurso, es de una nobleza moral escasa, a la vez que irresponsable. Y el concepto mezquino, se atribuye a aquél que precisamente es “alguien escaso de nobleza de espíritu”. Por eso adjudico mencionado adjetivo al ex diputado.
      ¿Y por qué honorable?, se puede preguntar. Pues porque precisamente su renuncia al escaño cuando fue imputado, fue un gesto de honradez. Así pues, su comportamiento mareante, es de alguien “honorablemente mezquino”. Muchas gracias por su aportación y espero seguir contando con sus opiniones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s