Y Figo se partió la caja

luis-figo

No hay nada como tener la vida solucionada para poder hacer y decir aquello que le dé a uno la realísima gana. Son pocos los que se encuentran en ese nivel de bienestar y seguridad económica y que, además, no tienen pelos en la lengua. Uno de estos afortunados es, sin duda, Luis Figo.

Tras la celebración del sorteo de cuartos de final de la Champions League, que tuvo en el portugués su mano inocente para sacer las bolas, el ex jugador se quedó tan ancho asegurando ante las cámaras que “yo no hablo para medios de Barcelona” y colgar posteriormente un tweet afirmando que “la próxima vez haré un declaración de amor a la prensa de Bcn!! Lol”

Su último concepto, LOL, es el acrónimo inglés de “laugh out loud”, lo que se vendría a decir que uno se está partiendo la caja. La verdad es que viendo su reacción ante la prensa catalana y su posterior comentario, uno no tiene otra posibilidad que envidiar su posición suprema. Él sí es un ser superior y no Florentino. Sacar las bolitas del cuenco, sonreír, comentar los emparejamientos y negar la actividad profesional a la prensa catalana. Lo dicho. Afortunado.

El caso es que no es la primera vez que se comporta así, y si no, miren este video que sacó TV3 horas después de su espantada.  Desde el cochinillo de 2002 amparado por las palabras de Joan Gaspart, su  relación con todo lo que sea prensa catalana ha sido indisimuladamente hostil. Tendrá sus motivos, por cierto. Desde aquí le dijimos de todo, la verdad sea dicha.

Hablar de Figo es como hablar de una novia que te jura amor eterno para encontrártelo en la cama de tu mejor amigo. Y gozando. Lo suyo jodió, y vaya si jodió.  Lo que tampoco se entiende es que después de tantos años de su abrazo a los dineros de Florentino, haya sido incapaz de entender que si se le odió tanto, es porqué se le quiso más. Es así. Símbolo del club, capitán junto a otro mito viviente, Pep Guardiola e imagen atractiva del gran Barça de Van Gaal. Y además, era buenísmo. Rico, guapo y bueno. Un pionero que marcaría escuela en Portugal, parece.

Seguir en guerra con el pasado es síntoma de inmadurez, y Figo, con más de 40 años y casi tres lustres después de su huída a Madrid, podría empezar a tomarse las cosas con perspectiva y algo de empatía. Se fue de Barcelona con todo el derecho del mundo, faltaría más, pero sus negaciones a los profesionales que en su día le ayudaron a encumbrarle como uno de los grandes no dicen mucho de él. Y aún menos como representante de la UEFA.

Dicen que aprender a perdonar es difícil y olvidar imposible. Figo sigue comportándose como si fuera un rehén de su pasado y no pudiera evolucionar hacia una relación saludable con todo aquello y aquellos que en su día le amaron y odiaron a partes iguales. El paso del tiempo va a su favor, pero el portugués parece no querer darse cuenta. Su risa le delata.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s