España lleva bigote y conduce un 600. Catalunya lleva minifalda y se siente bien

No hay nada más rancio que basar los argumentos en contra de la soberanía de Catalunya  en la Constitución de 1978. La actitud primitiva del Gobierno, recuerda a la de un marido incapaz de superar los deseos de vivir de su mujer. 

catalunya espanya

Hace 27 años que vivo en Barcelona. Por lo que siempre me han dicho que soy catalán y español. O español y catalán, según el prisma. Algunos tiran hacia el europeísmo e incluso al concepto “ciudadano del mundo”, pero me suena a argumento adolescente, a “todos hermanos”. No les falta razón, desde luego. Amigos tengo, pero tampoco quiero tantos.

El concepto “ser” siempre provoca controversia. Se incluye en aquella comunión de preguntas trascendentales de: “¿Quién soy?, ¿A dónde voy?  ¿Por qué existo?…”, por lo que me inquieta especialmente que alguien me responda la primera cuestión.  Agradezco el interés, pero permítanme ser dueño de mí mismo.

Soy humano, ciudadano del mundo, europeo, español y catalán, sí. Y del Barça. Pero me siento catalán. Disculpen. Es así. Administrativamente mi DNI me ha relacionado con España, y no es que me avergüence ni maldiga por ello, pero simplemente no acabo de estar cómodo diciendo aquello de “yo soy español”. Creo que tengo derecho a poder decirlo sin que nadie se enfade conmigo. No voy contra nadie. Solo intento ser coherente conmigo mismo. Y lo digo con una madre soriana a la que adoro y con media familia en Sevilla. Les sigo queriendo, por cierto.

A veces pienso que la relación de España con Catalunya es como una agria historia de amor. Como una historia condenada al fracaso por los distintos ritmos y colores de sus protagonistas. España sería el prototipo masculino educado en blanco y negro, un personaje criado en una realidad hombría que ve en su pareja el rostro del deber y la tradición, a merced del poder masculino clásico. Catalunya, femenina, recrea la idea de la modernidad, de la búsqueda de nuevos horizontes, de la ilusión, de la pasión, y por qué no decirlo, de la reivindicación. Catalunya  lleva minifalda, se atreve a fumar en público y se siente bien. Dos épocas en un mismo coche.

Y no me refiero a la histórica sensación de superioridad catalana que invita a la soberbia y tanto enerva a España. Catalunya no es más lista. Ni más guapa. Catalunya, simplemente, quiere encontrarse y volar. Se siente preparada para ello y asume el riesgo. La soledad de la separación no le asusta, le atrae.

“No puedes irte”, clama España. “¿No te das cuenta de que sin mí no podrás subsistir? ¡te quedarás sola!. Me juraste amor eterno y ahora ¿quieres hablar de lo nuestro? ¡llevo años trabajando para los dos!, ¿cómo puedes ser tan egoísta?. ¿Quién te has creído que eres? ¡debemos seguir juntos por nuestro sagrado matrimonio, y no quiero volver a escuchar tus sandeces!. Además, nosotros así somos felices, ¿no lo ves?. Cariño, yo te quiero”. Podría ser el argumento de un marido que intuye la infelicidad de su pareja e intenta hacer cambiar de idea a la que suponía debía ser su mujer de toda la vida. Ella, incompleta y alertada por un sentimiento interior, decide cambiar de aires, y él, falto de empatía, intenta cortar por todos los medios, psíquicos y hasta físicos, que su propósito prospere. Podría ser la historia de España y Catalunya.

Tampoco es cuestión de negar el pasado y ennegrecer una relación centenaria. Sí, ha habido sus más y sus menos, como en todas las parejas, e incluso los catalanes votaron en masa (90%) a favor de la Constitución española de 1978, pero también es una realidad que poco o nada queda ya de aquel sentimiento de unidad arraigado por un contexto de transición nacional. Aquella fue la última vez que Catalunya creyó en salvar su relación con España.

Más de 30 años después, Catalunya no aguanta más.  Hastiada, lo sabe y se lo explica a su compañero de viaje. Pero nada, no hay manera de entenderse. La puerta sigue cerrada. “No hay nada de qué hablar”, dicen en la capital. Como si la Constitución fuera un contrato matrimonial indisoluble que impide a uno tomar sus propias decisiones y únicamente fuera modificable tras un golpe de estado o una Guerra Civil. Coherencia añeja.

Impedir el proceso consultorio a la sociedad catalana en nombre de la democracia es propio de los maridos enfermizos que impiden salir por la noche a sus mujeres y novias en nombre del amor. No hay nada más tentador que cualquier prohibición, ni nada más absurdo que hablar con quien no quiere escuchar. España no ha sabido modelar el sentimiento efervescente catalán, y ante la negligencia e incapacidad de su estamento político, pretende apagar la pasión catalana con amenazas, impedimentos y negaciones. A lo macho alfa. Muy español.

España quiere a Catalunya, sí. Pero por miedo e inseguridad. Y si Catalunya no le corresponde, aún está a tiempo de sacar los tanques como ya dijeron algunos elementos mesetarios tiempo atrás. Esto no es una relación, es una obligación. O no. Ya ni lo sé. Simplemente lo siento así.

Y sí, humanamente tienen razón los de “Soy del mundo”. Catalán o español, creo que existimos para reproducirnos lo más felizmente posible. Pero con el mismo argumento pregúntense por qué los Reyes traen regalos en su casa para su familia lejana y no para sus vecinos. Sentimiento de pertenencia, supongo.

Solo déjenme escoger lo que siento. Déjenme escoger lo que soy. A mí, y a todos aquellos que quieren que Catalunya siga siendo España. Ellos, nosotros, tenemos derecho a decidir. Sin amenazas ni objeciones. Libres y demócratas. Españoles y catalanes.

Gracias.

Anuncios

One thought on “España lleva bigote y conduce un 600. Catalunya lleva minifalda y se siente bien

  1. Que pena nos da todo esto. Ya cansa la mala baba con que se hacen estas lecturas torcidas.

    Esto se llama engañar al pueblo, a la gente que vive en Cataluña.

    Y que no nos intenten dar otra vuelta a la tortilla, que es irreal.

    Hay que escuchar a la gente y no engañarla para que digan solo lo que se quiere oír.

    No se dan cuenta que lo único que hacen es hacer la ola a los políticos que intentan cubrir sus anhelos de grandeza a la par que tapar su mala gestión y sus asuntos turbios.

    Sin duda alguna si alguna vez ocurre una separación, sería terrible para la gente de Cataluña, que no para sus políticos y gente acomodada.

    Unos porque seguirán cobrando sus sueldazos y los otros porque se podrían mover a cualquier parte de España o fuera de España, donde se viva mejor.

    Pena me da.

    Viva Cataluña y Viva España.

    La unión hace la fuerza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s