El Barcelona prueba su propia medicina ante el Ajax (2-1)

Partido muy flojo de los de Martino, que se vieron totalmente colapsado en una primera parte para olvidar. Xavi recortó distancias tras un penalti en la reanudación. El juego azulgrana mostró una evidente falta de ideas (Foto: FCB.com).

2013-11-26_AJAX-BARCELONA_16.v1385498863

Pocas derrotas serán tan pedagógicas como la vivida el martes por el Barça en el Amsterdam Arena. En la cuna del fútbol total, semilla que Cruyff exportó a Barcelona hace 25 años, los cachorros del Ajax demostraron que para ganar en Europa no basta con el nombre y el escudo. Con una media de 22 años de edad, los pupilos de Frank de Boer demostraron el sello que otrora fue símbolo del juego catalán: pasión, presión, intensidad y hambre. Y control del balón, claro.

Tendrá que reflexionar el equipo de Martino para impedir que primeras partes como las que se vieron en el Arena no se vuelvan a repetir. Todo el conjunto fue un cúmulo de sinsabores. No por el estilo, ahogado en el espejo holandés, sino por la propia actitud, reflejada en la inoperancia y debilidad de una defensa circunstancial. Piqué y Mascherano nunca mostraron la firmeza necesaria para impedir el primer gol de Serero, y Puyol reveló que para volver a ser Puyol necesita un tiempo de readaptación.

El Tata había reconocido que prefería igualar los seis títulos de Guardiola que su larga racha de imbatibilidad de 21 partidos invicto. Ahora ya solo puede ambicionar la perfección de aquel 2009, aunque para aspirar a ello deberá retocar unos cuantos aspectos del juego del equipo. Probablemente la reconducción del estilo podría empezar con el visionado del primer tiempo del Ajax, superlativo en ímpetu y presión. Ante la asfixia holandesa, el Barcelona no encontró en ningún momento la capacidad de hacerse con el balón, propiedad local, y no supo aprovechar el triángulo Xavi – Iniesta – Neymar, muy alejado entre sí. Song, perdido en el pivote defensivo, recordó por qué Busquets es esencial en el juego barcelonista.

Los primeros veinte minutos fueron especialmente duros para los catalanes. Los de Frank de Boer convirtieron a su rival en un juguete y monopolizaron el balón, consiguiendo picos de más del 60% de posesión. Más argumentos para los detractores de Martino, que tendrán su primera oportunidad para recordar números en manos que cualquier pasado fue mejor. A favor del argentino está la relativa importancia del partido, si bien es cierto que la derrota obliga al equipo a tener que puntuar en la última jornada de Champions.

Serero aprovechó la pasividad defensiva azulgrana y Hoesen se llevó el enésimo rebote para batir a Pinto. El portero no tuvo ninguna culpa en los goles y pagó la tibieza de Piqué y compañía. El central, por cierto, levantó la bandera de la autocrítica tras el partido, algo que ya hizo tras el Bayern – Barça del año pasado. Sí, hay cosas a mejorar, pero las palabras se las lleva el viento y en Champions nadie regala nada.

Tras el descanso pareció que el Barça intentaba reconectar el sistema empujado por un tremendo error ajacied que acabó en penalti y expulsión. Xavi anotó el gol y dejó entrever la reacción visitante.

En ello creyó Neymar, convencido de su talento y consciente de ser el único capaz de sacudir el encuentro con su efervescencia. Su conexión con Iniesta fue lo único positivo tras el tanto y el brasileño estuvo a punto de empatar con una vaselina rechazada por Cillessen. El único pero del delantero son algunos regates sobrantes y la sensación que a veces se olvida del juego colectivo cegado por su propia confianza.

Como el gas, el Barça perdió potencia y volvió evidenciar una alarmante falta de ideas. Martino quiso avivar el fuego con la entrada de Patric, Sergi Roberto y Adama, pero la energía de los jóvenes no aportó la chispa esperada. Piqué, como si fuera un guiño a la épica de Cruyff  y Guardiola, acabó intentando cazar balones aéreos, pero la propuesta solo fue el preludio del pitido final.

La derrota reabrirá sin duda el debate sobre el método de juego del equipo azulgrana, pero es una evidencia que si en algún momento había que perder, mucho mejor hacerlo ante la mirada de los holandeses con la clasificación asegurada que en cualquier partido de Liga. El bache debe servir para curar los síntomas que la debilidad de la Liga diluyen, pero que en Europa tienden a convertirse en enfermedad. Hay tiempo.

FICHA TÉCNICA

  • Ajax: Cillessen; Van Rhijn, Veltman, Moisander, Boilesen; Klaassen, Blind, Serero; Schöne, Hoesen, Fischer.
  • FC Barcelona: Pinto; Puyol, Piqué, Mascherano,  Montoya; Xavi, Song, Iniesta; Pedro, Cesc, Neymar.
  • Goles: 1-0, Serero (min.18) ; 2-0, Hoesen (min. 41); 2-1, Xavi (min. 48);
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s