Empate en San Siro y resurgen las dudas (1-1)

El equipo del Tata regaló el primer gol, estuvo espeso y no consiguió el control del partido a pesar de la alta posesión de balón. Líderes en Europa y en la Liga, el Madrid mostrará el nivel real del Barça el próximo sábado.  (Foto: FCB.com).

2013-10-22_MILAN-BARCELONA_14.v1382474012

Segundo empate consecutivo del Barcelona, este vez ante el Milan, y con un sabor muy distinto del conseguido la jornada pasada ante Osasuna. Si el resultado del partido de Liga fue considerado como un simple pinchazo en el camino, las tablas obtenidas en San Siro deben tomarse como algo más profundo, un síntoma que habrá que tener en cuenta si se quiere llegar en óptimas condiciones al Clásico de este sábado. El conjunto de Martino volvió a mostrarse apagado, sin chispa ni movilidad durante gran parte del encuentro y, más preocupante, el Barcelona volvió a estar falto de oportunidades y pegada. La defensa, acorde con el equipo, mostró muchas dudas, sobretodo Mascherano, de vuelta tras un mes de baja.

El punto recolectado en Italia no es un mal resultado a nivel estadístico: líder de grupo después de la primera vuelta y con el partido más difícil ya disputado. San Siro no es lo que era, pero sigue siendo un campo místico. Jugar frente al Milan siempre es sinónimo de partido de gala, aunque últimamente las fiestas sean más deslucidas. Por muchos Scudettos y Champions que haya en sus vitrinas, el equipo italiano no es lo que era. Robinho y Kaká son sus principales argumentos y estrellas reconocibles, y poco queda ya de la aureola que Van Basten, Weah o más recientemente Shevchenko y Pirlo dejaron en la capital de la moda italiana.

Massimo Allegri planteó un partido muy similar al de la temporada pasada cuando doblegó a los catalanes por 2-0 y dejó sin argumentos al equipo de Tito Vilanova. Mucha intensidad defensiva y confiar en las galopadas delanteras. No ganó, pero probablemente el empate sea un éxito para los locales, que dejaron a Balotelli en el banquillo. Ambición, la justa.

A pesar de intuir la fulgurante salida italiana, el Barcelona se vio sorprendido por el nivel de intensidad y hambría milanesa, muy superior al ritmo monótono de los azulgranas. Cuando el Barcelona intentó hacerse con el balón y el control, Robinho, a pase de Kaká, ya había conseguido romper la igualdad para recordar que Europa no es España. Los regalos se pagan caros, y el que Mascherano hizo a la dupla brasileña del Milan a los diez minutos fue monumental. Carrera de Robinho, gesto técnico de Kaká y gol del delantero para hacer enloquecer Milan… y Madrid, orgulloso de sus exjugadores para batir al Barça. Poco antes el árbitro ya había anulado correctamente un gol milanista por fuera de juego.

El Barcelona mostraba la misma fatiga que ante Osasuna e idéntico espesor. Líneas separadas, circulación lenta y movilidad nula. Pocas ideas ofrecía el conjunto del Tata cuando Iniesta recuperó un balón en mediocampo y se asoció con Messi para que el rosarino marcara con suspense tras un par de recortes en el área. El astro argentino estuvo poco participativo e incluso apagado en la primera mitad,  pero a pesar de ello, su presencia sigue eclipsando a Alexis, constante en su pleitesía al rey partido tras partido.  ¡Suéltate, jugadorazo!

No hay nada peor para un equipo favorito que el resultado sea justo. Y en San Siro, el marcador era honesto: el Barça no estaba cómodo. Las piernas milanistas cortaban cualquier avance, y las catalanas, simplemente, no andaban. El partido era la clara muestra de que el debate de la posesión es absurdo. El Barça tuvo el balón y mucho, pero nunca supo qué hacer con él. Cuestión de control.

Cortocircuitada la conexión ofensiva, Martino probó con Messi de extremo izquierdo. Tampoco ahí pudo romper el argentino. Lejos del área su zona de influencia se reduce considerablemente, y  el blindaje italiano no sufrió los efectos de su juego, gol aparte. Neymar, en la otra banda, estuvo desdibujado durante todo el encuentro a pesar de alguna carrera y su voluntad para asociarse con los mediocampistas. Un par de tiros lejanos del brasileño y un fallo a bocajarro de Adriano eran las opciones catalanas, contrastadas por un incomprensible fallo de Robinho al poco de empezar la segunda parte.

El partido se diluyó en el pasotismo visitante y las controvertidas decisiones de Felix Brych, el árbitro del no-gol en Alemania. Aburrido y soporífero, el encuentro no llegó ni a los tres del añadido. Por suerte.

FICHA TÉCNICA

  • AC Milan: Amelia; Mexès, Zapata, Abate, Constant; Muntari, De Jong, Montolivo; Birsa (Poli, 79’), Robinho (Balotelli, 63’), Kaká (Emanuelson, 70’)
  • FC Barcelona: Valdés, Alves, Piqué, Mascherano, Adriano, Sergio, Xavi, Iniesta, Alexis (Cesc, 73’), Neymar (Pedro, 80’), Messi.
  • Goles: 1-0, Robinho (min. 12); 1-1, Messi (min. 23)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s