Empate a nada: El Barça, Supercampeón (0-0)

El conjunto catalán ganó el primer título de la temporada en un partido áspero y deslucido. La esperada dupla Neymar – Messi no conectó, y el argentino, que falló un penalti, estuvo muy desacertado toda la noche. El Atlético, revolucionado en ocasiones, estuvo cerca de dar la campanada.  Foto: FCB.

2013-08-28_BARCELONA-ATLETICO_17.v1377727582

Para muchos es el torneo menos importante de la temporada y para otros el más importante del verano. De una forma u otra, ganar la Supercopa no se considera nunca un éxito, pero perderla conlleva un fracaso. Son aquellas contradicciones eternas del futbol.

El Barcelona consiguió el primer título de la era Martino, aún sabiendo que hay bastantes conceptos a mejorar y con amplio recorrido. El argentino ha recuperado la intensidad defensiva, pero sus nuevos conceptos ofensivos tienen que ir cogiendo forma con el tiempo. La temporada es larga y hay que tener paciencia con el juego azulgrana, con más variantes tácticas que en temporadas anteriores.

Al estadio llegaba un  Atlético que ya paró al Barça hace una semana, y Simeone, coherente, intentó plantear el mismo escenario con los mismos hombres del Calderón. Casi le salió bien, sobretodo en la primera parte donde el equipo tapó cualquier hueco por donde el Barcelona quisiera meter el balón. Los colchoneros, ambiciosos, se están acostumbrando a aumentar sus prestaciones cada vez que huelen un título; lo que pasa cada vez más a menudo.

Salieron los de Martino con ansias de demostrar que el partido de Madrid fue un accidente. Presión muy alta, posesión e intensidad. Y pronto pudo adelantarse después que Busquets viera una línea de pase al más puro estilo Magic Johnson. Filipe Luis, rápido, bloqueó el chut de Messi cuando estaba solo delante de Courtois. La del argentino sería la única aproximación de peligro por parte de los dos equipos en los minutos iniciales.

Con el transcurso del partido, el Atlético conseguiría llevar poco a poco el partido a su terreno: poco espacio, líneas pegadas y muchas interrupciones. Y cuantas veces fuera Messi al suelo, mejor. Simeone, desde la banda, lo protestaba todo, y los jugadores catalanes iban mostrando su malestar con la actuación arbitral.

Se atascaba el conjunto catalán a la hora de atacar. El balón era azulgrana pero las ideas no salían fluidas. Messi, más pegado a la cal de lo habitual, estaba demasiado lejos de portería para ser decisivo y Neymar mostraba destellos y ganas, pero no conseguía crear peligro real.

El Atlético, a gusto, basó su ataque en las carreras de Villa y Diego Costa, pero su mejor  ocasión llegaría después de una brillante sucesión de toques y precisión poco antes del final de la primera mitad. Arda recortaría en el área a Piqué, por los suelos, y solo una increíble mano de Valdés impidió el gol. A pesar de su indudable sello agresivo, el Cholo ha conseguido un equipo fruto de la combinación de intensidad y calidad y no hay duda que puede hacer mucho daño en Europa en su retorno a la Champions.

Dudas azulgranas

El partido ganó ritmo al volver del descanso. Los visitantes hicieron un paso adelante y el Barcelona perdió lo que tenía: el balón y el control del partido. Villa, desde fuera del área, obligó a Valdés a posar para los fotógrafos para sacar un balón que entraba, y recordó lo mucho que se va a echar de menos al portero en el Camp Nou la próxima temporada.

La efervescencia colchonera menguó y la calma azulgrana volvió a templar el partido. Messi, muy discreto, no conectaba con los compañeros y andaba con el ceño fruncido a consciente de su mal partido. Martino tuvo que mover ficha y puso a Iniesta y Pedro en el campo, pero el juego azulgrana no mejoraría en exceso.

A pesar de la entrada de los artistas españoles, el partido se enmarañó en un escenario de alto voltaje que Filipe Luis se encargó de activar con un codazo a Alves. Después vendrían los habituales malos modales de Diego Costa con el árbitro, un pisotón escondido de Godín a la espalda del lateral brasileño y la airada reacción de Turan en el banquillo al ser expulsado por decirle algo al árbitro. Más de un partido le va a caer al turco

Parecía que el encuentro terminaría en el momento que Pedro caía en el área y Fernández Borbalán señalaba penalti. Messi, en su aciaga noche, mandó el balón al larguero y la emoción duró hasta el final, aunque el Atlético no pondría mucho más de su parte.

Con el empate el Barcelona se proclamó Supercampeón pero mostró que tiene mucho camino por recorrer. A parte del título, lo más positivo de la noche fue la sensación que Neymar cada vez está mejor, y haber conseguido mantener de nuevo a la portería a cero. En los cuatro partidos oficiales disputados, Valdés solo ha recibido un gol.

FICHA TÉCNICA

  • FC Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Xavi, Busquets, Cesc (Iniesta, min 72); Alexis (Pedro, min. 64), Messi, Neymar.
  • Atlético de Madrid: Courtouis; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis; Koke, Gabi, Mario; Arda Turán (Adrián, min. 71), Diego Costa, Villa (Rodríguez, min. 82)
  • Goles: Sin goles
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s